Premios AEFLA 2008

Además de ampliar conocimientos, el ser humano tiene necesidad de nutrir también el alma y eso lo puede conseguir a través de la creación artística. Con esta propuesta, que debería servir de pauta para otras convocatorias profesionales, la presidenta de la Real Academia Nacional de Farmacia, María Teresa Miras Portugal, iniciaba el acto de entrega de los Premios AEFLA correspondientes a la edición del 2008.

Después, como en otros actos similares, el presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos también quiso dejar la impronta de su apuesta personal e institucional por una Asociación que, durante tantos años, ha ido fraguando una historia farmacéutica diferente.

Por su parte, el presidente de la Asociación, José Félix Olalla abrió sus palabras con un recuerdo sentido hacia la irrepetible figura de Juan Manuel Reol, siempre dispuesto a colaborar con AEFLA desde la Academia: “el gran milagro de la primavera coincide siempre con el pequeño milagro de AEFLA y sus premios; y en la mejor casa posible”.

Señaló también Olalla, el excelente nivel de los sanitarios españoles a la hora de expresar su creatividad, capaces de perderse en la pasión de escribir o detener la naturaleza en una imagen. Estos premios son un reconocimiento a esos buscadores de sueños que consideran que la creación artística, la utopía y la felicidad son tres términos prácticamente sinónimos.

También Eduardo Iges, delegado del grupo editorial DTM (Consejo de su farmacéutico) patrocinador de la categoría de Fotografía, señaló como portavoz de las entidades colaboradoras, el positivo efecto que se produce con este tipo de iniciativas. Tuvo un recuerdo especial para tres buenos amigos de AEFLA – Pedro Caballero, José Vélez y el desaparecido Pedro Malo- con los que ha colaborado estrechamente para hacer más fácil la participación de su empresa en estas actividades.

Tras la lectura de las actas de concesión de los premios por el nuevo secretario de AEFLA, Juan Pedro Iturralde, y la correspondiente entrega de los premios a cada uno de los ganadores, éstos procedieron a leer sus trabajos mientras permanecían expuestas las obras de Pintura y Fotografía en la antesala del Salón de Actos.

Concluyó el acto la profesora Miras resaltando el poder imaginativo de la mente: “Nada existirá que no pueda imaginar el ser humano” y certificando que no es inconveniente que se produzcan coincidencias en este proceso creativo porque, entre todos, constituimos también un alma colectiva. Es más convincente recomendar a nuestros jóvenes que acudan más a la llamada de nuestro interior que al uso de fármacos antidepresivos.

De izquieda a derecha: Jose A. López de Rodas Campos (1er premio prosa), Francisco Javier Sagarna Comenge (2º premio prosa), Genoveva Chóliz Calero (1er premio pintura), José Mª Genís de Arana (1er premio fotografia), Marisol Donis (2º premio patrimonio).

Patrimonio

Primer Premio: Patrimonio Histórico Artístico Farmacéutico de la villa de Arlanzón
Autor: Carlos del Castillo Rodríguez - Farmacéutico
Segundo Premio: Pioneras
Autora: Marisol Donis Serrano - Farmacéutica

Prosa

Primer Premio: El anónimo
Autor: José A. López de Rodas Campos - Médico
Segundo Premio: Oro robado
Autor: Fco. Javier Sagarna Comenge - Farmacéutico

Poesía

Primer Premio: Formas
Autor: Juan Sánchez-Friera González - Médico

Fotografía

Primer Premio: Mariposa
Autor: José Mª Genís de Arana (Barcelona) - Farmacéutico
Segundo Premio: Gaviotas
Autor: Pascual Fabregat (Valencia) - Enfermero

Pintura

Primer Premio: Las carreras de Ascot
Autora Genoveva Chóliz (Zaragoza) - Farmacéutica
Segundo Premio: Acuarela de amapolas
Autora: Encarnación Sáiz Guzmán (Granada) - Farmacéutica