Expo Zaragoza 2008

Del agua, la acuarela y el óleo

AEFLA decidió sumarse a la Expo Zaragoza 2008: Agua y desarrollo sostenible con su propia oferta. Contaba para el buen éxito del programa con la complicidad del Colegio de Farmacéuticos de la provincia maña, siempre atento a los movimientos culturales de la profesión, y con la importante colaboración de Aragofar, la cooperativa de distribución farmacéutica de la Comunidad Autónoma, que puso a disposición de nuestra Asociación sus mejores recursos e instalaciones. Entre todos, se quería alcanzar el ambicioso objetivo trazado para esta convocatoria mixta en la que se reunieron literatura y pintura unidas por la sabia y transparente mano mezcladora del agua: vehículo, excipiente, casi nunca principio activo y siempre compañera de fatigas en cualquier laboratorio de investigación e incluso en cualquier terapia, por muy innovadora que ésta pueda ser.

Puede decirse que el gran día fue el 6 de septiembre. Las palabras de bienvenida y reconocimiento de Manuel Espuny, presidente de Aragofar, y Juan Carlos Gimeno, su homónimo en el Colegio, dieron paso a la presentación del acto por el secretario de la Asociación, José Vélez, que mantuvo un suave pero firme tono reivindicativo para asegurar que vale la pena oír la voz diferente y culta de AEFLA, pero que ésta sólo acude donde la reclaman: el ejemplo brindado desde Zaragoza era algo mas que un valioso botón de muestra.

A continuación, tuvo lugar el apartado literario con dos referentes femeninos de máximo protagonismo en las letras farmacéuticas. Primero, intervino Margarita Arroyo, vicepresidenta de la Asociación y directora de Pliegos de Rebotica; después, la experta narradora, Marisol Donis, otro lujo habitual de las páginas de la revista y que cuenta ya con varios triunfos editoriales.

Margarita Arroyo propuso una lectura sin cortapisas ni interrupciones de varios poemas sobre el agua creados por muy distintos autores. Su voz, propia de una gran actriz que destila sentimiento y pulcritud, fue desgranando lentamente y con ternura versos farmacéuticos como los de José Mª Fernández Nieto, José Félix Olalla o ella misma, y de figuras clásicas como Lope de Vega o Jorge Manrique; poemas fluidos o difíciles, como el recuperado de la obra de Jorge Luís Borges; estrofas melancólicas u optimistas como las de José García Nieto o Jorge Guillén. En definitiva, un rosario magistralmente seleccionado que hizo las delicias del auditorio.

La intervención de Marisol Donis se centró en una documentada cadena de datos y curiosidades sobre los balnearios de Aragón: sus diversas etapas, sus penurias o sus esperas interminables para atender a una reina deseada que jamás llegó. Hubo un par de hechos que causaron verdadero asombro entre el público y Marisol fue capaz de relacionar los viejos tiempos con la actualidad, la exposición hispano-francesa celebrada en Zaragoza en 1908 con la de este año 2008, las dificultades de los transportes a estas instalaciones con las facilidades que hoy se tienen para emprender cualquier viaje, o las complicadas investigaciones que podían llegar a sufrir algunos pacientes en contraste con el rigor de los ensayos clínicos actuales.

Por último, y para cerrar este doble acto en honor de Zaragoza y su Exposición internacional, visitada más tarde por algunos de los expedicionarios, se dio por inaugurada la más importante exposición colectiva de pintura farmacéutica celebrada en los últimos años. La edición de un catálogo específico para esta muestra permite repasar la presencia de los nueve autores invitados sin moverse de un sillón, pero Aragofar fue, sin duda, el mejor anfitrión posible para tan significativa galería de artistas.

Zaragoza 1

Zaragoza 2