Premios AEFLA 2010

Protagonista, el agua

Las puertas del ilustre salón de la Academia de Farmacia se encontraban flanqueadas por los premios concedidos a los mejores cuadros y fotografías presentados al concurso de este año.
Destacaban la tranquilidad de las aguas del Guadalquivir o de la Albufera junto a la sequedad del camino trazado por el ser humano o la imposible inestabilidad de Venecia.
Aquel era, sin duda, un buen comienzo.
Después, Teresa Miras, la presidenta de la Docta Casa, volvió a concentrar la atención de los asistentes sobre la capacidad del ser humano, y específicamente de los que nos dedicamos a las ciencias sanitarias, para ingeniar, escribir, pintar… en definitiva, para promover el arte farmacéutico. Miras comentó como uno de los modernos antecedentes de esta inquietud,  la formulación, hace ahora 150 años, de un producto y el revolucionario diseño del envase que lo contenía: la farmacéutica Coca Cola.
La intervención de Carmen Peña, presidenta del Consejo General de Colegios, señaló que la convocatoria de premios de AEFLA es la símbolo que cada año emite la farmacia a sus profesiones hermanas desde el humanismo que todas deben reflejar, como una madre que abre sus brazos y que busca un espacio para el pensamiento.
José Félix Olalla, recién renovado presidente de AEFLA, pronunció un cuidado discurso de presentación de los premiados que se recoge de forma íntegra en estas mismas páginas.
Como portavoz de los patrocinadores, Luís Alonso de la Fundación Uriach, incidió en la generosidad de los participantes y quienes sustentan los premios en su vertiente económica y agradeció la apuesta de todos ellos por las artes en unos tiempos tan complicados como estos. También valoró, de forma muy positiva, la edición asumida por el consejo General de la revista Pliegos de Rebotica, como nexo de unión entre todos los asociados y quienes habitualmente pueden acceder a su excelente contenido.
El momento cumbre de la velada llegó con una original lectura de las actas por el secretario de AEFLA, Juan Pedro Iturralde, la entrega de las placas correspondientes y las emotivas intervenciones de los primeros premiados en las facetas de Patrimonio, Poesía y Narrativa. En esta última, Aurora Guerra  retornó el protagonismo y tierna alegría a las aguas, esta vez de las playas del Caribe; pero aquí, sin duda, lo más recomendable es que el lector se detenga en las páginas del próximo número de nuestra revista, Pliegos de Rebotica,  donde publicamos el contenido íntegro de los premios.

Palabras del Presidente

Excelentísima señora presidenta de la Real Academia de Farmacia, Teresa Miras,
Excelentísima señora presidenta del Consejo General de Colegios Oficiales de farmacéuticos, Carmen Peña.
Querido Luis Fernando, queridos patrocinadores, amigos todos:

El viajero sabe que cada mañana tiene que desmontar la tienda para ponerse en camino y que cada noche tiene que volver a desplegar el toldo y a estirar las cuerdas. El viajero piensa siempre que le espera una nueva jornada y que esta traerá sus propios quehaceres. De lo que más tiene experiencia es de viajar y confía en que la marcha no sea tan apremiante que le impida pararse al borde del camino y sacar su cuaderno de apuntes y añadir otra página al tesoro de sus versos. He aquí a un viajero que no se demora y a un artista responsable. Hay que rescatar del olvido muchas cosas, hay que señalar en el cuaderno las bellezas encontradas.

En su tarea, el escritor y el artista buscan la belleza porque en el fondo piensan que es un reflejo de la verdad. La belleza, dijo un místico sufí, es la vida cuando la vida descubre su rostro esencial y sagrado pero los artistas saben que ellos mismos son también la vida y a la vez el velo que la oculta. La belleza es la eternidad que se contempla así misma en un espejo pero los artistas son a la vez, la eternidad y el espejo.

Es necesario atravesar el espejo; en cuanto lo hacemos, el cristal cede, empieza a desvanecerse en una niebla plateada y nosotros de la mano de Alicia penetramos en otro mundo. Allí podemos hacer el cometido que más nos gusta.

Pintar, escribir, fotografiar, acercarse a las fuentes del conocimiento requieren una actitud orgullosa y humilde. Orgullosa porque le dan al artista un reflejo de libertad individual, allí donde laten sus aspiraciones profundas, humilde porque el artista debe saber que esa creación no le pertenece. Le ha sido concedida.

Escribir, pintar, fotografiar es trazar caminos y abrir surcos por los que discurra la corriente fecunda de la vida y después pararse a contemplarlos y sobretodo a compartirlos. Este quiere ser el sentido de nuestros premios anuales.

Estar juntos para contemplar y hablar sobre una nueva narración escrita sobre la ribera. Estar juntos para escuchar la declamación de un poema, para dirigir nuestra atención sobre la farmacia de un monasterio histórico, para contemplar una fotografía de la Albufera y para hablar sobre la pintura del bajo Guadalquivir.

La cosecha de 10 premios de este año se ha recogido en nueve ciudades españolas. Solamente Madrid repite; las demás son Barcelona, Cádiz, Sevilla, Granada, Teruel, Valencia, Ciudad Real y Oviedo. De todos estos sitios bellos y únicos vienen nuestros premiados. Escribo unas líneas sobre todos ellos.

Los premios de patrimonio farmacéutico histórico artístico, por ejemplo, que nos parecen siempre los más propios de nuestra asociación, los más exclusivos. Si volviéramos la vista atrás comprobaríamos que poco a poco, año tras años, los premios van desvelando aspectos curiosos o interesantes de un patrimonio que parece interminable y que se extiende por tiempos diversos y por toda la geografía española. Los premios de este año prestigian a la asociación. El jurado tuvo una grata sorpresa cuando abrió la plica y se encontró con el nombre del ganador; Miquel Ylla-Catalá, distinguido compañero que ocupó durante varios años la secretaría y después la presidencia de la Real Academia de Cataluña y último autor de nuestra colección Pharma-ki. El doctor Ylla presenta un excelente  trabajo sobre la farmacia del monasterio de Santa María la Real de Nájera, del que leerá el correspondiente resumen y le acompaña, como segundo premio, Paloma Ruiz Vega, distinguida compañera gaditana que renueva laureles, con un estudio sobre Francisco Javier Laso de la Vega.

En literatura este año hemos tenido nombres de galardonados ya reconocidos por su trabajo con las letras, junto con nuevos valores que siempre nos traen la alegría de la renovación: José Luís Mediavilla Ruiz, el ganador del concurso de poesía es un médico escritor del que hace muchos años, en 1994, tuve ocasión de escribir en la revista Pliegos de rebotica con motivo de la publicación de su novela Migraña. Por su parte, Miriam Bartolomé es una joven farmacéutica que vela sus primeras armas con la poesía y que obtiene un merecido segundo premio con un poema de limpia factura sobre El sardinero.

En prosa Aurora Guerra Tapia, médico, ha ganado el siempre disputado premio de relatos con la narración titulada Cancún veinte diez, seguida por un profesional de la veterinaria José Agustín Blanco Redondo con el relato la mirada del ayer. Además de escuchar de labios de sus autores la lectura de los primeros premios, podremos leer todos los trabajos en los próximos números de la revista Pliegos.

Cada año me sorprende el alto nivel de los participantes en los premios de pintura y fotografía. Este año han sido dos mujeres farmacéuticas Trinidad Pérez Ballester y Encarnación Sainz Guzmán las ganadoras de pintura y dos hombres, el médico Miguel Perdiguer Aguilar y el enfermero Pascual Fabregat Ahis los ganadores de fotografía. Pueden contemplarse en la entrada de este magnífico salón de plenos la alta calidad de sus trabajos que serán asimismo portada de próximos números de nuestra revista.

Decía Pablo Neruda que la poesía no es de quien la escribe sino de quien la necesita. Yo creo que por esa razón, la poesía y el arte son de todos nosotros.

Muchas gracias

José Félix Olalla

 

Resumen de las actas con relación de premiados y jurados

En Madrid, a 8 de febrero de 2011, se reúne el jurado de los premios de pintura correspondiente a la convocatoria del año 2010 formado por:

Presidente: Marisa Gayoso
Vocales: Juana González, Carlos Lens y Casildo Martínez.

Deciden otorgar el primer premio al cuadro titulado "Bajo Guadalquivir" cuyo autora es Trinidad Pérez Ballester, farmacéutica, domiciliada en Sevilla.

Así mismo otorgan el segundo premio al cuadro titulado "Venecia" cuya autora es Encarnación Saiz Guzmán, farmacéutica, domiciliada en Padul (Granada).

A la misma hora y misma fecha  y lugar se reúne también el jurado de los premios de fotografía AEFLA correspondiente a la convocatoria del año 2010 formado por:

Presidente: Miguel Tormo
Vocales: Antonio Casas, Pilar Torroba y Beatriz Escudero.
 
Deciden otorgar el primer premio a la fotografía titulada "La huella del hombre" cuyo autor es Miguel Perdiguer Aguilar, médico, domiciliado en Alcañiz (Teruel).

Así mismo otorgan el segundo premio a la fotografía titulada "Pesca en la Albufera" cuya autor es Pascual Fabregat Ahis, enfermero, domiciliada en Puerto de Sagunto (Valencia).

Por otro lado, en Madrid, a 14 de febrero de 2011, se reúne el jurado de los premios de literatura en prosa AEFLA correspondiente a la convocatoria del año 2010 formado por:

Presidente: Carlos Lens
Vocales: Enrique Ordieres, José Vélez y Jesús Arnuncio.

Deciden otorgar el primer premio al relato titulado "Cancún veinte días" cuya autora es Aurora Guerra Tapia, médica, domiciliada en Madrid.

Así mismo otorgan el segundo premio al relato titulado "La mirada del ayer" cuyo autor es José Agustín Blanco Redondo, veterinario, domiciliado en Valdepeñas (Ciudad Real).

A la misma hora y misma fecha se reúne también el jurado de los premios de literatura en verso AEFLA correspondiente a la convocatoria del año 2010 formado por:

Presidente: José Félix Olalla
Vocales: Margarita Arroyo , Enrique Ordieres y Ángel del Valle.

Deciden otorgar el primer premio al poema titulado "El olvido" cuyo autor es José Luis Mediavilla Ruiz, médico, domiciliado en Oviedo.

Así mismo otorgan el segundo premio al poema titulado "El Sardinero" cuya autora es Mirian Bartolomé Díaz, farmacéutica, domiciliada en Madrid.

Y también, a la misma hora y misma fecha, se reúne también el jurado de los premios de patrimonio farmacéutico AEFLA correspondiente a la convocatoria del año 2010 formado por:

Presidente: Juan Pedro Iturralde
Vocales: Francisco Javier Puerto, Santiago Cuéllar y Luis Fernando Alonso.

Deciden otorgar el primer premio al trabajo titulado "La botica del Real Monasterio de Santa María La Real de Nájera” cuyo autor es Miquel Ylla-Català Genís, farmacéutico, domiciliado en Barcelona.

Así mismo otorgan el segundo premio al trabajo titulado "Francisco Javier Laso de la Vega, Patrimonio HIstórico-Artístico Farmacéutico de la Real Colegio de Cirugía de la Armada y de la Sociedad Médico-Quirúrgica de  Cádiz" cuya autora es Paloma Ruiz Vega, farmacéutica, domiciliada en Trebujena (Cádiz).